La diabetes en los gatos: síntomas y tratamiento

Los gatos diabéticos son más comunes de lo que pensamos. Por lo tanto, si tiene un gato, es posible que sienta curiosidad por la diabetes felina, que se está convirtiendo en un problema cada vez más problemático para nuestros amigos felinos. Hemos recopilado lo que necesita saber sobre los síntomas de la diabetes felina, las complicaciones médicas y las tres opciones principales de tratamiento. Identificar los signos desde el principio puede ayudar a extender y mejorar la calidad de vida de su gatito.

¿Qué es la diabetes felina?

Al igual que la diabetes humana, la diabetes felina tiene que ver con la producción y el uso de insulina en el cuerpo. La insulina es una hormona secretada por el páncreas, que juega un papel importante en la regulación del nivel de glucosa en la sangre. La glucosa es como el combustible celular que los gatos, las personas y todos los seres vivos necesitan para sobrevivir. Con diabetes humana o felina, el páncreas no produce suficiente insulina o el cuerpo no puede utilizarla correctamente para equilibrar los niveles de glucosa. Cuando hay demasiada insulina en el cuerpo, la glucosa se acumula y causa una condición llamada hiperglucemia.

¿Qué es la hiperglucemia en los gatos?

La hiperglucemia felina es el término técnico para los niveles altos de glucosa en sangre en gatos. Cuando un gato enfermo se vuelve hiperglucémico, el cuerpo no puede usar la glucosa como combustible y comienza a descomponer las grasas para obtener energía. Este proceso da como resultado un producto de desecho llamado cetonas. Si el nivel de cetonas aumenta demasiado, causa cetoacidosis, que es una situación potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. Si tiene un gato diabético, es importante estar atento a los signos de hiperglucemia, como:

  • Acetona o aliento con olor a frutas
  • Letargo
  • Aumento de la sed
  • Falta de aliento

El tratamiento para la hiperglucemia en gatos puede incluir fluidoterapia, insulina y hospitalización.

¿Qué tipos de felinos ¿Hay diabetes?

La diabetes felina se clasifica en dos tipos diferentes, que son iguales a las categorías de diabetes humana:

Diabetes felina tipo 1

También llamada diabetes insulinodependiente, la diabetes tipo 1 ocurre en gatos cuando el páncreas no puede producir insulina.

Diabetes felina tipo 2

La diabetes tipo 2 en gatos difiere de la tipo 1 en que el páncreas todavía produce insulina, pero el organismo del gato no puede utilizarla correctamente.

La diabetes felina tipo 2 es la forma más común de diabetes en los gatos y a menudo es causada por la resistencia a la insulina, que puede ser relacionado con la obesidad de los gatos. Además de la diabetes felina, un gato obeso también puede sufrir problemas cardíacos, articulares y otras enfermedades felinas comórbidas, que son dos enfermedades que ocurren juntas.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes en los gatos?

Los síntomas de la diabetes felina pueden comenzar gradualmente y empeorar con el tiempo. Los signos también pueden ser sutiles y difíciles de notar, ya que los gatos enfermos tienden a enmascarar u ocultar sus síntomas cuando no se sienten bien. Los signos iniciales de diabetes felina pueden incluir los siguientes síntomas:

  • Aumento del apetito
  • Aumento de peso repentino
  • Beber en exceso
  • Frecuente orinar
  • Orinar en áreas fuera de la caja de arena
  • Piel descuidada
  • Letargo

A medida que avanza la enfermedad, los gatos pueden adelgazar mucho y mostrar signos de debilidad en las patas traseras. Eventualmente, puede ocurrir cetoacidosis, lo que requiere atención médica inmediata.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la diabetes felina?

Existen tres tratamientos principales para la diabetes felina, que incluyen el control de la dieta, los medicamentos orales y inyecciones de insulina. Su veterinario puede analizar estas opciones con usted y ayudarlo a determinar el curso de acción correcto para su gato diabético.

Control de la dieta

Los gatos con diabetes pueden someterse a una dieta especial para reducir su peso y ayudar a controlar los niveles de insulina. A menudo se recomienda una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas. Este tipo de dieta puede reducir la cantidad de insulina que el cuerpo necesita y evitar caídas y picos peligrosos en los niveles de glucosa. A veces, los cambios en la dieta son el único tratamiento necesario para controlar la diabetes.

Medicamentos orales

Algunos gatos pueden recibir medicamentos orales para ayudar a estimular el páncreas y promover la secreción de insulina. Si bien este método de tratamiento puede ser más asequible y conveniente que las inyecciones de insulina, no funciona en todos los casos. Por ejemplo, si el páncreas es incapaz de producir insulina, estos medicamentos no serán efectivos.

Inyecciones de insulina

Las inyecciones de insulina son uno de los tratamientos más comunes para la diabetes. Mientras que los seres humanos suelen utilizar una dosis de insulina de acción rápida justo antes de las comidas, los gatos pueden recibir una dosis de acción lenta dos veces al día. Este método de inyección de insulina es más conveniente, pero hace que sea especialmente importante evitar alimentar a su gato con comidas abundantes o altas en carbohidratos, que pueden causar picos peligrosos en los niveles de glucosa.

Si necesita ponerle inyecciones de insulina a su gato, asegúrese de hablar con su veterinario y comprender claramente cómo y cuándo aplicar las inyecciones. Si el nivel de insulina de su gato aumenta demasiado, puede causar hipoglucemia.

¿Qué es la hipoglucemia en los gatos?

La hipoglucemia felina es un término para la hipoglucemia en sangre. Puede suceder cuando se administra demasiada insulina o si cambia la necesidad de insulina del cuerpo, lo que puede suceder rápidamente y sin previo aviso. Los síntomas de hipoglucemia en gatos pueden incluir:

  • Depresión
  • Letargo
  • Confusión
  • Mareos
  • Pérdida del control de la vejiga
  • Vómitos
  • Pérdida del conocimiento
  • Convulsiones

Si su gato es diagnosticado con diabetes felina, asegúrese de preguntarle a su veterinario qué hacer si nota signos de hipoglucemia. Su veterinario puede recomendarle que frote miel o jarabe de maíz en las encías de su gato para elevar los niveles de glucosa antes de buscar atención médica inmediata.

Si bien el diagnóstico y el tratamiento continuo de la diabetes felina pueden resultar costosos, puede obtener ayuda para controlar esos costos con el plan ASPCA Pet Health Insurance. El seguro para gatos también puede cubrir todo tipo de lesiones y muchas otras enfermedades comunes de los gatos, desde simples infecciones de oído hasta cáncer. Obtenga más información sobre el seguro para gatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *